Etiquetas

14 de febrero 1805 1917 Aben Aboo Accidentes Alcázar Alfonso XIII Alloza Almendros Alpuajarra Alpujarra Alpujarra de granada Amor El Palmar Andalucía Animales Antonio Machado Arquitectura Artículos Azorín baile Bandera Bosco Botkin Cádiar calles Calvo Sotelo Camisetas Campeonato de boli Carolina Molina Casa de la Alpujarra Catas Censura Certamen de Gastronomía Cervantes Cesta de Navidad Ciencia Cofradías de Torvizcón Comida Contraviesa Corpus cortijeros cortijos Craviotto Cruz de la Esmeralda Cuatro Vientos Cuentas cuento Cuotas 2017 Curanderos Curas Dalías daños Delantales Dia del socio Dicccionario Dichos Dios Diputación El Quijote Emigración Enrique Morón Entreríos Epifanio Lupión Escuela Escuela Hogar Estado de Torvizcón Estado del Cehel Exilio Exorcismo Feli Maldonado Ferias Fernando de Villena Fiestas filosofía Franco Franquismo Fregenite Gastronomía Gil Craviotto Gómez Arcos Granada Gripe 1918 Guerra civil Haza del Lino hermandad Historia Iglesia de Torvizcón impuestos Información jorairátar José Luís Vargas Jubilación Julio Alfredo Egea Juventud karol Wojtyla La Alhambra La desbandada La magdalena de Proust La parva La República La vida LACC Latiguillos populares Libros Límites lobos Lopez Cruces Lorca Lotería Machismo Marbella mayordomas mendigo Metafísica Michel Tournier Milagro Mili Misticos moriscos Mujer Murtas Museos Nacionalismo Natalio Rivas navidad Normas noticias Novela Novelas Nube de la Rábita obispo Órgiva Origen de la vida Otoño Paco Alcázar Palabras moribundas Papa Paso Patrimonio Patrimonio de la Humanidad Patriotismo Pepe Alvarez piostre Poema Poesía Pregón Premios Prensa Presentación Productos alpujarreños Publicaciones Pueblos Ramón Llorente Recuerdos Refranero Refranes Revistas Rita Rubite Rubite 2017 Sainete San Blas siglo XIX socorros Soldados Soportújar sorteos Sorvilán Spahni teatro temporal Terremoto 1884 Toros Torvizcón Tragedias Trovar Trovo Turón Universiadad uvas Vendimia Viajeros videos vino Virgen de Fátima Alpujarra

sábado, 5 de marzo de 2016

El chopo en el camino por Francisco Gil Craviotto


Homenaje a Antonio Machado en el 77 aniversario de su fallecimiento


Este chopo, abatido y recostado sobre la suave orilla del río, me ha recordado al instante otro árbol: el olmo de Antonio Machado, caído en la ribera del Duero. No tengo necesidad de recurrir al libro, ya que al menos el primer cuarteto, lo sé de memoria:

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.

A este chopo también le han crecido algunos tallos y hojas nuevas. Es posible que, si no viene nadie a trocearlo y llevárselo para hacer madera aglomerada o abono vegetal, al cabo de algún tiempo, estos tallos sean ramas que darán sombra al paseante y cobijo a los pájaros de las cercanías. Los moverá la brisa como ahora mueve las copas de los árboles próximos y en ellos los mirlos y alondras instalarán sus nidos. Todo no se lo lleva la muerte y, a veces, como el ave Fénix, renacen las plantas.

El chopo me ha llevado al olmo y el olmo al poeta, Antonio Machado, uno de mis grandes autores preferidos. Lo que todavía no sé muy bien es qué admiro más en él: si al poeta o al hombre. Hay páginas suyas que toda persona con sensibilidad no podrá olvidar jamás. Baste como ejemplo este brevísimo poema, premonición de la guerra civil:

Españolito que vienes
al mundo, te salve Dios:
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón

O el final de aquella conmovedora carta a su amigo José María Palacio, en la que después de evocar todas las delicias de la primavera soriana, termina pidiendo al amigo que suba con un ramo de rosas al cementerio del Espino, donde yace Leonor, el gran amor de su vida:

“Palacio, buen amigo,
con los primeros lirios y
las primeras rosas,
sube al alto Espino, al alto Espino,
donde está su tierra”.

O, para terminar esta sucesión de citas, su lírica evocación de aquel inolvidable 14 de abril de 1931, fecha en que el pueblo español, tomaba en las urnas las bridas de su destino:

“Con los primeros lirios de los bosques y las últimas flores de los almendros, de manos de la Primavera, llegaba la República".

Pero, al lado de estas páginas y otras como éstas, que uno llevará ya siempre prendidas en la mente,  está la imagen del hombre sabio y bondadoso, que supo compartir con su pueblo hasta su última gota de dolor. Gravemente enfermo tomó, en compañía de todos los perseguidos y derrotados, el camino del exilio y allí murió en el pueblecito de Collioure en un humilde hotel de la calle que ahora lleva su nombre. El pasado 23 de febrero se cumplieron exactamente setenta y siete años de aquella triste e inolvidable fecha. Yo no puedo olvidar la unción y el profundo respeto con que en junio de 1968, en compañía de Antonina Rodrigo y Eduardo Pons Prades, visitamos mi mujer y un servidor aquellos lugares: el hotel, la calle que ahora lleva el nombre de Antonio Machado y el cementerio. La tumba del poeta y de su madre, Ana Ruiz, está a mano derecha, a la entrada. Un detalle inolvidable es que alguien, que había pasado antes que nosotros, había dejado unas flores sobre la tumba. Eran flores de tres colores -rojas, amarillas y moradas-, exactamente igual que la bandera que él había izado en compañía de otros republicanos en el balcón del Ayuntamiento de Segovia aquel memorable catorce abril y después con tanta constancia y denuedo la había estado defendiendo con su pluma durante toda la guerra civil. Era, qué duda cabe, el mejor homenaje que la España heroica y perdedora podía ofrecerle al poeta que siempre estuvo a su lado. Estas humildes y apresuradas líneas, aunque escritas muchos años después, también pretenden unirse a ese homenaje.


Este artículo se ha publicado en "El Faro de Ceuta" el día 28 de febrero pasado

3 comentarios:

  1. No sabría escoger entre sus poemas, pero siempre me impresinó la silva en la que, con un tono muy intimista y de postración anímica, el poeta evoca a su amor, Leonor, desde la cercanía de un recuerdo que le atormenta y la distacia geográfica de Baeza:

    Allá, en las tierras altas,
    por donde traza el Duero
    su curva de ballesta
    en torno a Soria, entre plomizos cerros
    y manchas de raídos encinares,
    mi corazón está vagando, en sueños...
    ¿No ves, Leonor, los álamos del río
    con sus ramajes yertos?
    Mira el Moncayo azul y blanco; dame
    tu mano y paseemos.
    Por estos campos de la tierra mía,
    bordados de olivares polvorientos,
    voy caminando solo,
    triste, cansado, pensativo y viejo.

    ResponderEliminar
  2. Inmenso D. Antonio, con esa poesía de aparente sencillez. Curioso, Pepe,que hayas elegido una silva asonantada o romance, una creación genuinamente machadiana (nuncas hasta entonces se había utilizado en lengua castellana)que, según él, era la que mejor se adaptaba a los vaivenes del alma. Yo me quedo con la siguente:

    ¡Colinas plateadas,
    grises alcores, cárdenas roquedas
    por donde traza el Duero
    su curva de ballesta
    en torno a Soria, oscuros encinares,
    ariscos pedregales, calvas sierras,
    caminos blancos y álamos del río,
    tardes de Soria, mística y guerrera
    hoy siento por vosotros, en el fondo
    del corazón, tristeza,
    tristeza que es amor! ¡Campos de Soria
    donde parece, que las rocas sueñan,
    conmigo vais. ¡Colinas plateadas,
    grises alcores, cárdenas roquedas!

    El poeta, maestro del diálogo del hombre con su tiempo nos dejó tras perlas como esta:
    Hastío

    Pasan las horas de hastío
    por la estancia familiar,
    el amplio cuarto sombrío
    donde yo empecé a soñar.
    Del reloj arrinconado,
    que en la penumbra clarea,
    el tictac acompasado
    odiosamente golpea.
    Dice la monotonía
    del agua clara al caer:
    Un día es como otro día;
    hoy es lo mismo que ayer.
    Cae la tarde. El viento agita
    el parque mustio y dorado...
    ¡Qué largamente ha llorado
    toda la fronda marchita!

    Pero, puestos a escoger, me quedo con sus últimos versos,aquellos que aparecieron en el bolsillo de su viejo gabán y que tanto me evocan el cielo alpujarreño:

    "Estos días azules y este sol de la infancia..."



    ResponderEliminar
  3. También veo los días azules, y busco el sol de mi infancia ¡Qué verdad encierra! y es que la poesía, al final, se impone como una verdad absoluta, por que el poeta siempre cree lo que ve. El poeta existe para "veer" como escribió Abel Martín.





    ResponderEliminar