Etiquetas

14 de febrero 1805 1917 Aben Aboo Accidentes Alcázar Alfonso XIII Alloza Almendros Alpuajarra Alpujarra Alpujarra de granada Amor El Palmar Andalucía Animales Antonio Machado Arquitectura Artículos Azorín baile Bandera Bosco Botkin Cádiar calles Calvo Sotelo Camisetas Campeonato de boli Carolina Molina Casa de la Alpujarra Catas Censura Certamen de Gastronomía Cervantes Cesta de Navidad Ciencia Cofradías de Torvizcón Comida Contraviesa Corpus cortijeros cortijos Craviotto Cruz de la Esmeralda Cuatro Vientos Cuentas cuento Cuotas 2017 Curanderos Curas Dalías daños Delantales Dia del socio Dicccionario Dichos Dios Diputación El Quijote Emigración Enrique Morón Entreríos Epifanio Lupión Escuela Escuela Hogar Estado de Torvizcón Estado del Cehel Exilio Exorcismo Feli Maldonado Ferias Fernando de Villena Fiestas filosofía Franco Franquismo Fregenite Gastronomía Gil Craviotto Gómez Arcos Granada Gripe 1918 Guerra civil Haza del Lino hermandad Historia Iglesia de Torvizcón impuestos Información jorairátar José Luís Vargas Jubilación Julio Alfredo Egea Juventud karol Wojtyla La Alhambra La desbandada La magdalena de Proust La parva La República La vida LACC Latiguillos populares Libros Límites lobos Lopez Cruces Lorca Lotería Machismo Marbella mayordomas mendigo Metafísica Michel Tournier Milagro Mili Misticos moriscos Mujer Murtas Museos Nacionalismo Natalio Rivas navidad Normas noticias Novela Novelas Nube de la Rábita obispo Órgiva Origen de la vida Otoño Paco Alcázar Palabras moribundas Papa Paso Patrimonio Patrimonio de la Humanidad Patriotismo Pepe Alvarez piostre Poema Poesía Pregón Premios Prensa Presentación Productos alpujarreños Publicaciones Pueblos Ramón Llorente Recuerdos Refranero Refranes Revistas Rita Rubite Rubite 2017 Sainete San Blas siglo XIX socorros Soldados Soportújar sorteos Sorvilán Spahni teatro temporal Terremoto 1884 Toros Torvizcón Tragedias Trovar Trovo Turón Universiadad uvas Vendimia Viajeros videos vino Virgen de Fátima Alpujarra

jueves, 9 de marzo de 2017

Patria de Fernando Aramburu



Impresionante testimonio de la vida -si es que eso es vida-, en un pueblo de Euskadi de profundo abertzalismo en los alrededores de Donosti. Muchas situaciones de las que aquí se cuentan las hemos vivido los que hemos estado cerca del País Vasco o convivido con vascos, o de alguna manera hemos sentido en nuestra proximidad las acciones de la banda terrorista. 

Patria tiene la virtud de ser algo más que una historia; es más que una novela. Son ciento ventitres artículos/capítulos que, como en “Rayuela” podríamos ordenar de diferente manera y el resultado sería el mismo. Es un encuentro con el dolor, la injusticia, el engaño, la traición, la amistad, la convicción, el perdón, el destino... Sobretodo es ese miedo a que te señalen, y ese “stasiano” dedo insinúe que no eres de la tribú. Es ese sentir y ese mirar con los ojos tapados por ese miedo que, por el adoctrinamiento, la deformación de la historia y la crecencia de una superirioridad moral, te lleva a la convicción que quien no sea de los nuestros resulta insalvable; y que para ser de los nuestros, no basta con haber nacido aquí, ni ser honrado, ni trabajador, ni pagar impuestos, ni dar trabajo y enriquecer tu tierra, ni siquiera acaparar todas esas cualidades juntas.

Patria es una acertada reflexión sobre la contingencia de la condición humana en situaciones extremas. Porque Patria en realidad no es una historia circunscrita a unos hechos y un territorio, ETA y el País Vasco; Patria es la parte de nosotros de la que no nos podemos desprender. Individualmente, no todos reaccionamos de igual forma, pero en esas situaciones de hostigamiento social irremediablemente siempre aparecen los demonios. 

Una gran novela sobre una terrible realidad. Un trozo de historia. La triste "PATRIA" de Fernando Aramburu.

No dudo que es este uno de esos libros que lees y lo recuerdas toda la vida. Muy fácil de leer, logrando captar nuestra atención de tal manera que no quieres parar.

Después de este libro. ¿Qué leo ahora?


Sinopsis que presenta la editorial en la contraportada:

“El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.”

2 comentarios:

  1. El libro refleja de un modo extremo que, el que no piensa como yo es mi enemigo.
    La novela te hace pensar en las relaciones sociales de los pueblos, sobre todo de los pueblos pequeños, en los que nos conocemos todos. Y etiquetamos a los demás en afines u oponentes solo por la ideología. Saliendo del pueblo la persona se siente libre y realiza su vida a su criterio.
    Como a una sociedad se le puede inocular el odio, la supremacía del yo social con respecto a los que no son de mi tribu. Como un pueblo acata el dictamen de unos supuestos defensores del orgullo patrio, de unos iluminados.
    Como se puede distorsionar y manipular la realidad desde los lugares creadores de opinión como son la escuela (que no se trata mucho), la iglesia y las tabernas.
    Es llevar al extremo la absurda idea que los de Cádiar somos mejores que los de Murtas, es un poner. Aunque en este caso sea verdad.
    Un tratado social, una novela muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Así es amigo José Luís. En el País Vasco se sumaba (espero acertar poniendo el pasado) el miedo. Si eras de la tribu era fácil llegar a héroe, sino el destino era el acoso, el chantaje, la extorsión y hasta la muerte. En mis años del norte tuve un compañero de Aguinaga, donde operaba el "comando Oria" y una vez vimos un partido de fútbol en casa de sus padres, un España- Francia, te puedes imaginar la de medidas que se tomaron para que ningún vecino se percatara del asunto.

    ResponderEliminar